¿Sabes cuál es tu norte?

Seguramente alguna vez habrás escuchado esta pregunta de alguien que desea saber la dirección o el significado que has decidido darle a tu vida. Para entender el origen de esta expresión debemos remontarnos poco más de mil quinientos años al descubrimiento la brújula.

Durante siglos, los marineros navegaban los mares guiados por los astros celestes. Entre ellos, la estrella polar gozaba de gran importancia, dada su cercanía al polo norte celeste y la consistencia de su posición. No obstante, los días nublados y de poca visibilidad presentaban siempre un grave problema. La brújula cambió todo esto. En su libro Pingzhou Table Talks, Zhu Yu escribe: “El navegante conoce la geografía, él observa las estrellas en la noche y observa el sol en el día; pero cuando está oscuro o nublado, él consulta la brújula”.

El saber en todo momento la posición del norte, les permitía a los navegantes trazar la trayectoria a seguir y realizar cualquier tipo de corrección necesaria en el rumbo de la embarcación. Es muy posible que este haya sido también el origen de la expresión que nos invita a definir con absoluta certeza nuestro propósito de vida, los objetivos que perseguimos y los principios que deseamos que guíen nuestras acciones. ¿Sabes tú cuál es el rumbo que quieres darle a tu vida?

Comparte este artículo